Herramientas
digitales

Investigación de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas

Médicos investigadores de la Faculta de Medicina y Ciencias Biomédicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua en colaboración con el Instituto de Investigación Biomédica de San Antonio, Texas trabajan en la detección y prevención de la diabetes tipo para disminuir el alto número de muertes en esta enfermedad.
La doctora Investigadora Irene Leal-Berumen, encargada del estudio denominado Genética de las Enfermedades Metabólicas en México(GEMM), explicó que el objetivo de este proceso es detectar los síntomas de aquellas personas que a corto o largo paso contraerán la diabetes.
Informó que para lograrlo se aplican diversos procesos, entre ellos el de integrar, asociar y correlacionar las mediciones del metabolismo posprandial de cada individuo con los cambios que suceden a nivel celular y molecular en tejidos (grasa y músculo) donde afectan estas enfermedades de origen metabólico (obesidad, diabetes) después de ingerir alimentos.
Precisó que con ello se abrirá una ventana inmensa para determinar qué genes y sus variantes alélicas contribuyen a determinar la eficacia de un individuo para poder metabolizar su ingesta de carbohidratos, grasas y proteínas.
Resaltó que este proyecto es el cimiento para realizar investigaciones en extenso sobre epidemiología genética de la obesidad, síndrome metabólico y enfermedad cardiovascular en México.
Recordó que dicha investigación se basa en la experiencia obtenida a partir de dos estudios genéticos conducidos en las familias Mexicano-Americanas que viven en San Antonio, Texas, EEUU, llamados San Antonio Family Diabetes Study (SAFDS) y San Antonio Heart Study (SAFHS).
La investigadora de la UACH insistió que el propósito principal del GEMM ha sido identificar los genes que ejercen influencia en rasgos complejos tales como diabetes tipo 2, obesidad y enfermedad cardiovascular (CVD), los cuales que son administrados y coordinados en el Departamento de Genética y Biomédicas del Instituto de Texas.
Comentó que la metodología genómica y el enfoque estadístico se ha diseñado para que solo se obtengan resultados si se cuenta con una base de datos en base a fenotipos y genotipificaciones de un promedio de 1,000 a 1,500 participantes agrupados en máximo 25-30 familias, tan solo en la Ciudad de Chihuahua .
Precisó que dicho proceso se denomina “escaneo genómico” amplio en base a análisis de ligamientos para la identificación de locus cromosómicos de rasgos cuantitativos en base a una metodología y estrategias de estadística genética denominadas componentes de la varianza.
Sostuvo que en esta clase de estudios genéticos llevados a cabo en familias extensas y numerosas, el poder estadístico de la muestra es de suma importancia.
Aclaró que los resultados de las muestras, las cuales empezaron a aplicarse en diez estados de México, no solamente en Chihuahua, pudieran concretarse en un lapso de 4 a 5 años, tiempo suficiente para que aquellas personas que participaron de manera voluntaria, puedan decidir si toman medidas preventivas para contraer la enfermedad a través de dietas alimenticias.
Primera fase: Reclutar 100 individuos integrantes de familias.
La también docente de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas, explicó que para iniciar con el GEMM primeramente se recluta a individuos en familias extensas en Chihuahua, es decir personas emparentados entre si que hayan nacido y vivan en Chihuahua.
Agregó que las muestras clínicas se siguen extrayendo en un periodo de tres años, pero interviniendo a un voluntario por semana en un total de 33 semanas hábiles por cada 12 meses.
Precisó que el proyecto esta encaminado a proporcionar el número de individuos que se necesitan para ensamblar la base de datos nacional en México que se calcula en 1000 participantes con la participación simultanea en 11 centros Universitarios ya constituidos.
Detalló que durante esta primera fase del proyecto a la persona se le pide que se considere sana, es decir que en el momento no este pasando por síntomas de alguna enfermedad, aunque ésta sea simple.
Dijo que de ello depende los resultados de los primeros estudios a aplicarse no sin antes aplicarse una encuesta de datos meramente familiares para conocer su historial de salud y antecedentes de enfermedades, a fin de conocer si pudieran contener genes que contraigan la diabetes.
Segunda fase; aplicación de muestras sanguíneas y tejidos
La médica especialista en la materia, Irene Leal, añadió que de ahí se pasa a las primeras muestras que corresponde al peso, edad, estatura, toma sanguínea e incluso se extrae una pequeña muestra del tejido de músculo, prototipo fundamental para el resultado del estudio.
Precisó que con dichas muestras se obtienen tomas de sangre y biopsias de tejido muscular y subcutáneo en los participantes para poder efectuar análisis comparativos en dichos tejidos relevantes a las enfermedades metabólicas.
Además, dijo, analizar los fenotipos posprandiales y la expresión transcriptómica en los participantes del estudio para establecer parámetros con respecto al riesgo genético poblacional en desarrollar enfermedades metabólicas en México.
Agregó que la última fase empezaría al terminar los tres años de recolección duración de este estudio, en donde dependiendo de las habilidades para obtención de financiamiento, y resultados durante el arranque del proceso, se continuaría con el reclutamiento de 750 participantes voluntarios para completar 1,000 colaboradores en la base de datos y así tener el poder de la muestra específica para Chihuahua.
Aclaró que se calculan una duración de máximo 10 años, que podrían acortarse a 3 o 5, años, dependiendo de la habilidad y los recursos en reclutar participantes simultáneamente cada semana.

Actividades y Desarrollo

TERCER ENCUENTRO REGIONAL DE TUTORÍAS